3 de julio de 2019

Este proyecto de Restauración Ecológica tiene como objetivo restaurar las zonas degradadas, recuperar la cobertura boscosa y garantizar el funcionamiento de esta cuenca hidrográfica, de gran importancia para la viabilidad de distintos sectores de la economía nacional.
En el marco de la Alianza por el Millón, y gracias al apoyo y compromiso de nuestros socios Fundación Trenco y ENESA, creamos el proyecto de Restauraicón Ecológica de la cuenca del río Escárrea.

En el marco de la Alianza por el Millón, y gracias al apoyo y compromiso de nuestros socios Fundación Trenco y ENESA, creamos el proyecto de Restauración Ecológica de la cuenca del río Escárrea. Desde 2016 trabajamos conjuntamente en la restauración y reforestación de esta cuenca, en la provincia de Chiriquí. Por ello, el pasado 26 de julio de 2019, realizamos una reforestación en finca El Santo en la que participaron 80 estudiantes y que supuso la primera de un ciclo de tres reforestaciones que realizaremos este año.
Este proyecto de Restauración Ecológica tiene como objetivo restaurar las zonas degradadas, recuperar la cobertura boscosa y garantizar el funcionamiento de esta cuenca hidrográfica, de gran importancia para la viabilidad de distintos sectores de la economía nacional.
La restauración en Escárrea concentra tres grandes pilares: investigación, educación y voluntariado. En su ejecución emplea distintas técnicas de restauración como son las propias jornadas de reforestación, así como los percheros artificiales. En particular, la técnica de los percheros consiste en utilizar estructuras destinadas al descanso de aves y, por experiencias en países como Colombia y Brasil, sabemos que ayudan notablemente dispersando las semillas. Esta técnica, que sirve para restaurar grandes extensiones degradadas, es pionera en Panamá pues somos los primeros en aplicarla.
Debemos destacar compromiso y colaboración de los propietarios de fincas ganaderas pues sin ellos, este proyecto de restauración no sería posible pues, son los finqueros quienes ceden hectáreas dentro de sus extensiones para que podamos reforestar en ellas. Además, de esta manera, también se contribuye aplicando técnicas de ganadería sostenible.
En este contexto, el pasado 26 de julio, los 80 estudiantes participantes en esta primera jornada de reforestación lograron contribuir con la sostenibilidad ambiental plantando más de 900 plantones de distintas especies entre las que encontramos guayacanes, robles, sartras o guabas. Estas jornadas juegan un papel fundamental en la sensibilización y concientización de los participantes, en este caso jóvenes estudiantes que pudieron vivir y experimentar en primera persona la magnitud de la naturaleza, entender algunos de los graves peligros que enfrenta y pasar a la acción convertidos en agentes de cambio.
3 de julio de 2019

En el marco de la Alianza por el Millón, y gracias al apoyo y compromiso de nuestros socios Fundación Trenco y ENESA, creamos el proyecto de Restauración Ecológica de la cuenca del río Escárrea. Desde 2016 trabajamos conjuntamente en la restauración y reforestación de esta cuenca, en la provincia de Chiriquí. Por ello, el pasado 26 de julio de 2019, realizamos una reforestación en finca El Santo en la que participaron 80 estudiantes y que supuso la primera de un ciclo de tres reforestaciones que realizaremos este año.
Este proyecto de Restauración Ecológica tiene como objetivo restaurar las zonas degradadas, recuperar la cobertura boscosa y garantizar el funcionamiento de esta cuenca hidrográfica, de gran importancia para la viabilidad de distintos sectores de la economía nacional.
La restauración en Escárrea concentra tres grandes pilares: investigación, educación y voluntariado. En su ejecución emplea distintas técnicas de restauración como son las propias jornadas de reforestación, así como los percheros artificiales. En particular, la técnica de los percheros consiste en utilizar estructuras destinadas al descanso de aves y, por experiencias en países como Colombia y Brasil, sabemos que ayudan notablemente dispersando las semillas. Esta técnica, que sirve para restaurar grandes extensiones degradadas, es pionera en Panamá pues somos los primeros en aplicarla.
Debemos destacar compromiso y colaboración de los propietarios de fincas ganaderas pues sin ellos, este proyecto de restauración no sería posible pues, son los finqueros quienes ceden hectáreas dentro de sus extensiones para que podamos reforestar en ellas. Además, de esta manera, también se contribuye aplicando técnicas de ganadería sostenible.
En este contexto, el pasado 26 de julio, los 80 estudiantes participantes en esta primera jornada de reforestación lograron contribuir con la sostenibilidad ambiental plantando más de 900 plantones de distintas especies entre las que encontramos guayacanes, robles, sartras o guabas. Estas jornadas juegan un papel fundamental en la sensibilización y concientización de los participantes, en este caso jóvenes estudiantes que pudieron vivir y experimentar en primera persona la magnitud de la naturaleza, entender algunos de los graves peligros que enfrenta y pasar a la acción convertidos en agentes de cambio.